31 agosto, 2011

Fotos de Cuba

También en La Habana el atardecer es memorable: el aire ahí no se ensancha tanto como se ahonda, entreabriendo camino, como para unas alas, hacia el fondo mismo del cielo, en cuyas nubes o, mejor, en cuyos celajes, vibran los colores ensordecidos. La silueta de la ciudad entonces, al ahondarse de tal modo el aire sobre ella, parece descansar, igual que la superficie de un agua quieta, bajo la maravilla de su cielo.
Luis Cernuda, Aire de La Habana 1952.

13 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...