11 agosto, 2011

Gritos




Ella,  sentada sobre el tronco seco, parecía una rama torcida. El tiraba piedritas al río espantando nada. Ella le preguntaba al árbol sobre su historia de amor con pájaros y nubes, cuando él se  acercó, taimado y le echó el río sobre los hombros.  Desde ese día,  vaga una criatura, busca un nombre, maldice al que se metió en su cuerpo con murmullo de ramas y  de agua.

6 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...