26 agosto, 2011

¿Por qué?

Monterrey albergó doce años de mi vida profesional en México. Me encanta todo Nuevo León, recorrí casi completamente el Estado, vi sus secas y sus aguas. Las Grutas de García y el pan de horno de Bustamante, entre otros secretos revelados. Todos los recuerdos y visiones están tatuados en mí . Nunca supe que allí echaría raíces, porque allí se quedó un pedazo, como otro está en Cuba.
En Nuevo León supe de gente directa, con enorme interés por las opciones culturales. Aprecié un Consejo Cultural que vigilaba los intereses de las colonias populares y con seriedad dedicaba muchos recursos para hacer crecer lo particular de cada comunidad. Eso es raro en México, lo reconozco hoy.
Mi madre no quería que me moviera de allí, me sentía segura según ella, resguardada. Yo sabía que muchos milagros debía agradecer en aquella ciudad, pero de algo estaba segura: allí en todos los entornos sociales prevalecía la gente buena.
Cuando leo en las noticias sobre los incidentes del último año, cuando todos en el país estamos sobresaltados por esta ola de terror, recuerdo aquellos tiempos en que caminábamos dos o tres a la una de la madrugada, por Gonzalitos abajo, por la Coyotera. El Barrio Antiguo con las Capellas, Marta y Deisy Baró, por quienes dejé las lágrimas en cada regreso. La música cubana inundando el Barrio Antiguo y la gente como en familia, jovial.
¿Qué es de esa región de hombres bien plantados?¿Dónde se ha hundido el corazón de Nuevo León?

8 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...