10 junio, 2012

La maldición

Cuando murmuré a su oido aquel regaño, ella levantó los ojos y supe que la niña se había ido. Lo peor fue la palabra,  lava brotando, entre sus dientes: Bórrate.

2 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...