22 agosto, 2010

Los Ecos de la Voz

José Francisco Díaz Salado reaparece en Los Ecos de la Voz, me ha prestado la maravilla de su timbre para armonizar este cuento, dedicado a mis abuelos. Como todo lo que escribo, una mezcla de ficción y realidades. Lo único absolutamente cierto es que la Voz ha aprehendido el espíritu de nuestra familia, donde la gran fiesta heredada de mis mayores ha sido: trabajar. Y el diapasón lo ha impuesto la tierra, donde se gestan los murmullos poderosos de toda existencia...
Es más largo de lo usual en este espacio, pero ¿cómo decir en ocho minutos una vida?


Ir a descargar

4 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...