15 diciembre, 2012

Para Rafael H. Lizarazo

De Luisa Pérez de Zambrana, nuestra elegíaca, una mujer que supo agachar la cabeza ante el dolor y soportar con un estoicismo imposible de emular. Poetisa cubana nacida en 1837, por ella visité y conocí El Cobre, palpé revistas y periódicos imposibles, en la Biblioteca Nacional y el Fondo de Cultura Económica.  Toqué las ruinas de su casa y vibré con su presencia espiritual;  por ella maduré y todavía aprendo.
Para Rafael H. Lizarazo, porque los poetas van tejiendo juntos las risas y los llantos. Con admiración:
A MI AMIGO A. L.

Al querer retratarme en un pedestal
coronada de laurel.

Mi noble amigo:
el delicado y generoso obsequio
conmovida agradezco; mas no quieras
verme subir al pedestal que me alzas,
con la vista inclinada y con la frente
por ti ceñida de laurel glorioso,
teñida de rubor... no, amigo mío;
pinta un árbol más bien, hojoso y fresco
en vez de pedestal, y a mí a su sombra
sentada con un libro entre las manos,
y la frente inclinada suavemente
sobre sus ricas páginas, leyendo
con profunda atención; no me circundes
de palomas, de laureles ni de rosas,
sino de fresca y silenciosa grama;
y en lugar de la espléndida corona
pon simplemente en mis cabellos lisos
una flor nada más, que más convienen
a mi cabeza candorosa y pobre
las flores que los lauros...
No me pintes más blanca ni más bella;
píntame como soy, trigueña, joven,
modesta y sin beldad; vísteme sólo
de muselina blanca, que es el traje
que a la tranquila sencillez de mi alma
y a la escasez de la fortuna mía
armoniza más bien...

Píntame en torno
un horizonte azul, un lago terso
y un sol poniente, cuyos rayos tibios
acaricien mi frente sosegada.
Píntame así, que el tiempo poderoso
pasará velozmente, como un día,
y después que esté muerta y olvidada,
a la sombra del árbol silencioso
con la frente inclinada
me hallarás estudiando todavía.

3 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...