16 abril, 2012

Fue un lunes

"es un cetro de honor mi tierna soledad acrisolada". Enrique Aranda Ochoa


http://www.pisitoenmadrid.com/fotolog/index.php?showimage=312

El sonido trepidó sobre la mesa. Junto al café de tres días y la nota, el despertador golpeado alucinóse hombre.
Estiró las piernas y el minutero atravesó el vidrio como un sable. Abrió la nota, pero los bultos minúsculos abrazaban  los renglones. Contorsionistas las consonantes. Temblorosas las vocales, no se dejaban leer.
Un diapasón en el goterío le recordó que tendría que ir a trabajar. Mojarse. Quedar parado en la caseta, ocho inútiles horas. Sin pasión. Se puso una camisa y ocultó las cinco ruedas dentadas de su corazón.
En el baño, la mueca de su rostro espejeante trajo noticias de pervivencias. Sería un día idéntico para tejer olvidos. Ajustó el horario y orinó.
Orinó, errando adrede, hasta que se mojó los pies. Salió a la calle, sin lavarse los dientes. Cerró la puerta de un tirón. Cuando la primera gota le escupió la frente sintió el día, cayendo en gorgoteo. El día... anticipando el ejercicio monocorde de la soledad.

4 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...