09 septiembre, 2010

Brujerías

Pablo Palacio, escritor ecuatoriano, de corta vida y locura creativa. Lo conocí a través de  Un hombre muerto a puntapiés, en una Feria del Libro por allá del 1993. Olfateaba el volumen con ganas de extraerle ese aroma particular que tenían los cuentos extranjeros. Brujerías formó parte de mi espectáculo primero. Con los años y los rumbos, el libro se quedó allá en Cuba y hace unos días alguien me hizo el favor de traerlo. Con él convergieron dos eventos distintos, pero de esos que estimulan a re-contar: Un amigo me dice al teléfono que se ha hecho babalao, por si quiero amarrar la cosa y yo le comento de mi despedida de todo ese ámbito, allá frente a la cazuela de mi abuela. Le comento que no es necesario invocar al mal, si él solo está diario, agazapado en nosotros. Que la cosa está muy bien, le digo.
El otro suceso ha sido un descubrimiento muy grato, en el mismo 1993 conocí a María Eugenia LLamas, La Tucita, fui a su programa de televisión y compartimos cuentos y autores. Ella quien había tenido un lugar indiscutible en el Movimiento Mexicano de Narradores Orales, me infundía confianza y fuerzas en un ámbito en el que yo caminaba apenas hacía tres años. Y ayer la encuentro en facebook y no le he podido decir que mis niñas adoran a esa personita rubia que en Los Tres Huastecos actúa al tú por tú con Pedro Infante ...en fin, uno va contando historias ajenas mientras la vida propia a cada instante comulga con el: Había una vez....

4 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...