21 mayo, 2010

Sentimientos enlatados

Ir a descargar

Cuando un narrador oral hace su repertorio empieza a llenar su costal con preferencias muy particulares. Me señalaban siempre mi gusto por las historias terribles, pero me encantan los finales sorpresas, los estilos que tienen varios puentes para llegar al desenlace, además de determinados autores como Antonio Orlando que saben escribir para ser contados, algo muy difícil y que estoy segura no ha sido su propuesta, pero mil gracias.
Lo pueden encontrar en su libro Strip-tease: Cuentos de mal humor.
Este es uno de mis autores cubanos favoritos.

3 ¿Qué me cuentas?:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...